Alta para la Presidenta argentina y cambio de diagnóstico: no tenía cáncer


Buenos Aires. La presidenta Cristina Fernández recibió ayer el alta médica en el Hospital Universitario Austral, del partido bonaerense de Pilar, donde se informó que “se descartó la presencia de células cancerígenas” en la glándula tiroides que le fue extirpada el miércoles último.

El equipo del centro de salud consignó que “el estudio histopatológico definitivo constató la presencia de nódulos en ambos lóbulos de la glándula tiroides de la presidenta Cristina Fernández, pero descartó la presencia de células cancerígenas, modificando el diagnóstico inicial de la punción”, que hablaba de un “carcinoma papilar”.

El vocero presidencial Alfredo Scoccimarro indicó que “la histología definitiva fue informada como adenomas foliculares”, uno de los tumores benignos más frecuentes en la tiroides cuya malignidad o benignidad sólo puede establecerse mediante una biopsia por parafina, para lo cual la tiroidectomía total a la que fue sometida el miércoles era necesaria.

La tiroidectomía total consistió en la extracción de la glándula tiroides (dentro del cuello, rodeando la tráquea). También se extirparon los nódulos linfáticos adyacentes al lóbulo de la tiroides afectado. La cirugía, que se realizó con anestesia total y duró unas tres horas, estuvo a cargo de un equipo quirúrgico de ocho profesionales comandado por el doctor Pedro Saco.

El vocero presidencial afirmó que no fue necesaria “la administración de yodo radiactivo”, como se había barajado en un primer momento, por lo que se autorizó el alta médica de la mandataria, quien se encontraba en óptimo estado general.

Repercusiones. En principio, la licencia médica de la Presidenta había sido prevista entre el 4 y el 24 de enero, aunque como no tendrá que recibir el tratamiento de yodo radiactivo podría adelantar su regreso al cargo.

La jefa del Estado fue trasladada a bordo del helicóptero presidencial rumbo a la Residencia de Olivos, luego de tres días de internación en la que estuvo acompañada por sus hijos Máximo y Florencia, su madre Ofelia, su hermana Giselle y su nuera Rocío García. En Olivos continuaría su recuperación para que los doctores Luis Buonomo y Ricardo Ballesteros, de la Unidad Médica Presidencial, puedan hacer un seguimiento de su evolución.

No obstante, en función del diagnóstico favorable no se descarta que en las próximas horas la mandataria pueda viajar a El Calafate para continuar allí su rehabilitación.

La Presidenta casi no recibió visitas en el centro asistencial. Ayer sólo se vio al vocero presidencial Scoccimarro, al secretario General de la Presidencial, Oscar Parrilli y al diputado nacional y referente de La Cámpora Andrés “Cuervo” Larroque.

Cuando Scoccimarro anunció el alta médica hubo reiteradas muestras de alegría de las barras de militantes que aguardaban en las inmediaciones del Hospital Austral, quienes celebraron la noticia de que la Presidenta no tenía cáncer y no era necesario un tratamiento posterior. Además del parte médico, Scoccimarro leyó una comunicación de la mandataria y su familia agradeciendo las muestras de respaldo y el “reconocimiento” al equipo liderado por Pedro Saco, jefe del Departamento de Cirugía; Daniel Grassi, jefe del Departamento de Medicina Interna, y Eduardo Schnitzler, director médico.

Repercusión mundial. El cambio de diagnóstico en la enfermedad de la Presidenta tuvo una amplia repercusión en los medios de todo el mundo. El Mundo de España; Folha de Sao Paulo de Brasil y El Universal de Venezuela, fueron algunos de los diarios que destacaron la noticia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s