La pista del aeropuerto está deteriorada y los carros en desuso


014737_600

Cerca del mediodía de ayer, un avión que estaba a punto de despegar reportó el desprendimiento de la capa asfáltica de la pista del aeropuerto internacional Jorge Wilstermann de Cochabamba.

Los trabajadores del Servicios de Aeropuertos Bolivianos (Sabsa) del área de mantenimiento reaccionaron inmediatamente y acudieron al lugar. Allí, utilizando turriles mezclaron el material de asfalto para luego echar a la pista y compactar con piedras de gran tamaño.

De esa manera “tan rudimentaria”, el personal que fue subcontratado por Sabsa realiza labores para parchar la pista, que cada día que pasa se deteriora más y más.

El secretario general del sindicato de trabajadores de Sabsa, Boris Terceros, contó ese hecho y aseguró que no es el primero que ocurre en la pista del aeropuerto, donde la empresa española que se encargaba de la administración (Aena y Abertis) no realizó las suficientes inversiones para mantener la pista de aterrizaje.

Denunció que el personal subcontratado para el mantenimiento de la pista no cuenta con los equipos necesarios. “Esto significa que en vez de una mezcladora utilizan turriles y la compactadora es reemplazada por piedras de gran tamaño para la nivelación del material en la pista”.

“Al ser un trabajo propio y permanente debía estar a cargo del personal de Sabsa, pero la anterior gerencia hizo subcontrataciones”, reclamó.

Dijo también que estos trabajos se realizan después de las inspecciones periódicas que se dan cada cuatro horas todos los días.

Pero el deterioro de la capa asfáltica de la pista de aterrizaje no es el único problema. Trabajadores denunciaron que los vehículos del departamento de Bomberos están en mal estado y uno está fuera de servicio por falta de mantenimiento. Se trata del vehículo de intervención rápida.

Para Terceros, esta situación pone en riesgo la seguridad no sólo de los pasajeros sino de todo el personal y los usuarios de esta terminal aérea.

Por su parte, el jefe nacional del Servicio de Salvamento y Extinción de Incendios (SEI), Mario Araníbar, recordó que en cinco años la inversión en esta área fue de cerca de un millón de dólares en equipos de emergencia, aunque reconoció que quedó pendiente la adquisición de nuevos coches.

Para los trabajadores de Sabsa, nacionalizada por el gobierno de Evo Morales, la anterior gerencia general sólo se ocupó de la parte estética, es decir del pintado de la infraestructura.

Denunciaron que Sabsa postergó los aspectos que hacen a la seguridad del aeropuerto como la adquisición de equipos, mantenimiento de vehículos, la parte electrónica y otros.

Debido a la ausencia de inversiones en la mejora de los aeropuertos de El Alto, Santa Cruz y Cochabamba, el presidente Evo Morales decretó el 18 de febrero la nacionalización del paquete accionario de Sabsa, hasta entonces en manos de las firmas españolas Abertis y Aena.

LA PISTA Otra de las observaciones con referencia a la pista del aeropuerto cochabambino es que ésta -según normas internacionales- debería tener sembradíos de pasto en los laterales con el objetivo de evitar el polvo y posterior daño de las turbinas de los aviones.

Según el exviceministro de Transportes y Aeronáutica Civil, Gonzalo Maldonado (2002-2003), esa exigencia fue hecha oportunamente. Pese a la presión que se ejerció contra la gerencia general de Sabsa, ésta no cumplió. Por otro lado, recordó que tampoco hizo el revestimiento del canal de drenaje de la terminal aérea.

A esto se suma -dijo- el incumplimiento del contrato para la implementación de las dos mangas de abordaje en el segundo piso de la terminal aérea, donde incluso ya existen los espacios destinados pero no así el equipamiento.

Las condiciones del aeropuerto de Cochabamba son similares en los de El Alto y Santa Cruz, principalmente en lo que se refiere a los equipos electrónicos para el control y la seguridad.

Según Terceros, lo más urgente es el recapamiento de la pista de aterrizaje del aeropuerto de El Alto que se encuentra en condiciones preocupantes.

También pidió a la nueva administración realizar un inventario de todo lo que fue retenido durante los controles a los pasajeros. Dijo que sólo los cortauñas y las tijeras, además de otros objetos cortopunzantes permanecen en la Jefatura de Aeropuertos, pero se desconoce el destino de los perfumes y whiskys, entre otros objetos de valor que fueron decomisados a los pasajeros.

Para los trabajadores, la solución a los problemas es mayor inversión y personal calificado.

Datos.

Inversión

La falta de inversión fue una de las principales causas por las que el lunes, el presidente Evo Morales decidió nacionalizar Sabsa.

Reveló que para administrar los tres aeropuertos sólo se pagó 26.050 bolivianos en 1997 para administrar 430 millones de dólares.

Asimismo, denunció que la concesionaria española ganó 20 millones de dólares.

Acciones

Según el decreto de nacionalización, el Gobierno tomó posesión de 66.374 acciones, que corresponden al grupo extranjero (Abertis y Aena), excepto tres que pertenecen a terceros.

Españolas

Abertis negó las acusaciones de falta de inversión en Bolivia y señaló que invirtió más de 12 millones de dólares en los últimos años.

También precisó que pagó 9,4 millones por impuestos y 38,6 millones por pago de cánones a la autoridad del sector.

Prometen mangas de abordaje

Al menos 2 millones de dólares promete el Gobierno invertir en el aeropuerto de Cochabamba para que en el corto plazo se implementen las dos mangas de abordaje, que la exadministradora nunca implementó.

Así lo anunció el ministro de Obras Públicas, Servicios y Vivienda, Vladimir Sánchez, quien además anunció que se realizarán millonarias inversiones en los aeropuertos de El Alto (La Paz) y Viru Viru (Santa Cruz) en los próximos tres años.

En conferencia de prensa, en La Paz, Sánchez explicó que en suma se realizará una inversión de 19 millones de dólares, monto que se destinará al recapamiento de la pista de aterrizaje del aeropuerto de El Alto que demanda 10 millones de dólares y la compra de tres carros bomberos para el mismo aeródromo.

Además, dijo que se mejorará las salas de embarque y de llegadas internacionales de los aeropuertos de El Alto y Viru Viru (Santa Cruz), con una inversión de al menos 4 millones de dólares.

´Tenemos que realizar una inversión de corto plazo y eso significa entre uno y tres años´, indicó Sánchez.

Aasana pide administrar terminal aérea y Gobernación analiza situación financiera

Mientras los trabajadores de la Administración de Aeropuertos y Servicios Auxiliares a la Navegación Aérea (Aasana)) piden hacerse cargo de la administración de Sabsa nacionalizada, en la Gobernación de Cochabamba las autoridades analizan la situación financiera antes de tomar una posición al respecto.

El secretario general de los trabajadores de Aasana, Aldo Eamara, explicó que la decisión está enmarcada en la Constitución Política del Estado. Para hoy está previsto un ampliado nacional de los trabajadores en La Paz donde coordinarán las futuras medidas para que se dé cumplimiento a la Carta Magna.

El artículo 298 establece que son competencias privativas del nivel central del Estado el control del espacio y tránsito aéreo, en todo el territorio nacional.

“Como estatal, Aasana por legalidad y justicia debe administrar los servicios que eran de Sabsa. Esto nos corresponde”, manifestó.

Dijo también que no hicieron el pedido antes por falta de organización para luchar por la reversión de la concesión de los tres aeropuertos.

Por su parte, el asambleísta de Todos Por Cochabamba (TPC), Henry Paredes, pidió decisión política a la Gobernación para encargarse de la administración en beneficio del departamento. Recordó que en 2011 se presentó un proyecto de ley donde se sugería la recuperación de Sabsa para la Gobernación.

“Lamentablemente el proyecto no tuvo el acompañamiento de los asambleístas del MAS, por lo que se quedó en la comisión segunda y no hubo una posición clara. Ahora corresponde que pase a manos de la Gobernación”, dijo.

Paredes teme que se pierda una institución tan importante como es Sabsa por falta de voluntad política. Recordó el caso de la cementera en Sucre que pasó a la administración de la Gobernación de ese departamento.

Ante esta situación el asesor general de la Gobernación, Freddy San Millán, explicó que se va a analizar con posterioridad, una vez que concluya el proceso con el interventor.

“Queremos saber lo de la indemnización, cuánta inversión se requiere y los asuntos que están pendientes”, acotó.

Para San Millán es importante analizar la situación financiera porque sería prematuro asumir una administración sin la capacidad necesaria.

Altos cobros por servicios y gastos dudosos

Los cobros por los servicios que prestan las empresas de transporte y asociaciones de trabajadores, entre otros, elevaron las utilidades de la administración de Sabsa. Asimismo los egresos provocaron indignación en los trabajadores por ser considerados “exagerados”.

Es el caso de los 2.100 dólares mensuales que se pagaba por el alquiler de una vagoneta 4×4 Land Rover, de uso exclusivo del exgerente general, Anthony Alicastro.

El secretario general del Sindicato de Trabajadores de Sabsa, Boris Terceros, calificó este hecho como indignante tomando en cuenta que los salarios de los trabajadores no supera los 5 mil bolivianos. Reveló que 11 ejecutivos de esa empresa se quedaban cada mes con el 50 por ciento de los 600.000 bolivianos de la planilla de salarios.

“De los 600.000 bolivianos, 300.000 bolivianos se iban en 11 ejecutivos de los 78 trabajadores de acá”, dijo.

La planilla de 2010 de Sabsa evidencia que los salarios más altos oscilaban entre 124 mil y 14 mil bolivianos en las áreas administrativa, de operaciones, mantenimiento y servicio de extinción de incendios.

En ese entonces, el gerente general percibía 124.282,32 bolivianos, el gerente financiero 40.205, gerente de desarrollo 28.095,44, el gerente de recursos humanos 25.951,93 y la encargada de presupuesto 23.215,01. Otros sueldos mayores a los 10 mil bolivianos eran del asistente de gerencia, contador general, jefe de operaciones, jefe de aeropuerto, coordinador de seguridad, jefe de mantenimiento, encargado de electricidad y el jefe nacional del SEI.

Terceros también se refirió a los ingresos que tenía la empresa por la prestación de servicios de transportistas, comerciantes y otros. Por ejemplo, las dos líneas de radiotaxi que operan en el aeropuerto cancelan mensualmente 700 dólares por este servicio. Asimismo la publicidad a lo largo de la terminal aérea tiene un costo aproximado de 500 dólares y el alquiler de los espacios en el interior oscila entre 1.500 y 700 dólares. Los lustrabotas, que además hacen el servicio de maleteros, pagan con su trabajo por el espacio que ocupan. También están obligados a realizar primeros auxilios, limpieza de parqueos y pista de aterrizaje.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s